Esto es para los ciclistas. Sabes a quiénes me refiero: a los que se entrentan en carretera, a los exploradores, los que no tienen nada que demostrarle a nadie... salvo a ellos mismos. Los que viven para enfrentarse a las rutas mas largas y duras. No por la victoria, tampoco por la gloria, sino para vivir experiencias que dejen una marca indeleble en su alma. Inmersos. Conectados. Fusionados con la pureza del camino, con la máquina y el momento. Ese es el verdadero ciclismo de resistencia. Esta Synapse es una verdadera máquina de resistencia.

Less

Less

Jonathan Schottler está obsesionado

Crea en la palabra de Jonathan Schottler: pasa 420 horas anuales sobre una bicicleta, analizándola. "El sesenta por ciento del tiempo que estoy sobre la bicicleta, estoy pensando en ella: ¿Por qué la bicicleta se comporta así? ¿Qué puedo hacer para que la experiencia sea más disfrutable? ¿Cómo puedo mejorarla? ¿Cuál es el próximo salto tecnológico?" De media, pasa 700 horas al año sobre una bicicleta.

Schottler, uno de los ingenieros de diseño de Cannondale, está obsesionado con las bicicletas, el ejercicio y la salud. "Si mi cerebro sigue concentrado en el diseño y estoy al aire libre montando una bicicleta, no puedo quejarme", declaró. "Es una pasión".

Schottler es de Kansas City, en pleno corazón de los Estados Unidos, y tenía 11 años cuando su padre falleció de un ataque cardíaco. Esa pérdida hizo que se disparara su compromiso con el ejercicio físico. Comenzó a montar en bicicleta durante su segundo año en la Universidad de Misuri. Corría en bicicletas de carretera y de montaña, competía en algunos criteriums, también en un TT de vez en cuando, y hasta se animaba con el ciclocross. Se levantaba a las 5 de la mañana para entrenar, asistía a sus clases, trabajaba en un taller de bicicletas por la tarde y luego iba en bicicleta a la biblioteca a estudiar. Corría los fines de semana y repetía su rutina de lunes a viernes. Entrenaba sobre caminos de grava para escapar de los automóviles y la civilización. Después de obtener su título de grado y una maestría en Ingeniería mecánica, consiguió un trabajo en el patrocinador de su producto, Cannondale.

Después de trabajar un año en las oficinas centrales de Bethel, Connecticut (actualmente en Wilton, Connecticut), Cannondale lo transfirió a su oficina de investigación y desarrollo de Freiburg, en Alemania. Durante los últimos cuatro años, ha vivido y trabajado en la ciudad alemana con más pasión por el ciclismo. Ubicada en el suroeste del país, cerca de la frontera con Suiza, Freiburg está a 300 metros de altura, rodeada de picos que se elevan hasta los 1200 metros. "Al salir de la oficina para almorzar, se puede montar la bicicleta hasta alcanzar el pico de la segunda montaña más alta y luego descender y volver al escritorio en menos de una hora y media", explicó Schottler. Allí, inmerso en una ciudad alemana con dos docenas de empleados de Cannondale y su perro, Schottler diseña bicicletas, monta en bicicletas, piensa en bicicletas, resuelve problemas de ingeniería de bicicletas... y luego vuelve a montar una bicicleta.

Su último objeto de contemplación, que montó y estudió durante miles de kilómetros y tres prototipos, es la nueva Synapse. Con espacios para neumáticos más grandes, una geometría más relajada y compatibilidad con guardabarros (un punto clave durante los largos inviernos de Freiburg, que castigan a los ciclistas con temperaturas casi glaciales y una lluvia pertinaz), la Synapse ha sido la opción de Schottler para la mayoría de sus sesiones de entrenamiento más recientes, que no son pocas.

Recientemente completó la carrera sobre grava de Dirty Kanza, de 206 millas, en su tierra natal de Kansas (fue su quinta Kanza), y el otoño pasado montó su bicicleta en plan mochilero desde Freiburg hasta el punto de partida del rally Torino-Niza, y luego completó el viaje hasta alcanzar un total de 1508 kilómetros (sin ayuda) en el curso de nueve días. También está pensando en realizar por segunda vez la carrera Bike Transalp y animarse a su primer Crocodile Trophy en Australia.

En las 280 horas por año que pasa sobre una bicicleta y que no dedica a pensar sobre la máquina que lo impulsa hacia adelante, Schottler intenta desconectar su cerebro. Para hacerlo, se requiere un requisito lógico: la bicicleta debe ser casi totalmente silenciosa. "Una buena bicicleta es algo que te hace feliz, funciona bien y es silencioso", afirmó. La bicicleta debe funcionar. Debe estar ajustada correctamente. La ingeniería, los componentes y el ajuste deben ser los adecuados. De ese modo, en sus mejores días, la bicicleta desaparecerá, y las millas quedarán detrás del ciclista junto con los algoritmos, los planos CAD y el modelado en arcilla. "Es una cosa menos en tu cerebro", observó Schottler. Y sobre esta bicicleta silenciosa, puede jugar en las montañas alemanas durante horas y horas, con la mente despejada y disfrutando de plena libertad.

Less

Less

Less

¿ESTÁ LISTO PARA LA VERDADERA
MÁQUINA DE RESISTENCIA?

La Synapse siempre ha sido una máquina dedicada a la búsqueda de aventuras de todo el día y a toda velocidad. Una plataforma legendaria, varias veces ganadora del premio de Bicicleta del Año, elegida por los mejores del mundo en las carreras más difíciles, héroe de innumerables victorias anónimas y sin medallas, la nueva bicicleta toma lo que siempre ha funcionado y lo hace mejor... mucho, muchísimo mejor. Más ligera, más rígida, más fluida y más rápida. Orientada al rendimiento. Para aventuras memorables. Para carreras que tienen nombre y para las que no. Para la expresión más pura del deporte. Esta es una verdadera máquina de resistencia.

Conoce las historias de nuestros atletas de carreras de resistencia a bordo de la completamente nueva Synapse

Conoce nuestras True Endurance Stories